Cataluña para foodies 2020- 2ªparte | Cupcakes a Gogó

Día 3 de ruta

Nos despertamos en este tercer día de la ruta de Cataluña para foodies 2020 con ese fresquito mañanero que tanto apetece cuando llegas a la montaña huyendo de los últimos coletazos del calor estival. Las nubes se han quedado atrapadas en el valle que rodea los espectaculares ventanales de Fonda Xesc, y el sol se deja ver tímidamente y anuncia un maravilloso día en esta acogedora tierra que estamos descubriendo.

 

Aborígens: ¡vamos a coger setas!

Desayunamos de lujo y le decimos adiós a Gombrén y partimos en dirección hacia Rasos de Peguera en la comarca del Berguedá, donde los chicos de Aborígens nos están esperando para pasar la mañana aprendiendo un poco de setas: variedades, curiosidades, cuáles coger y cuáles no, nombres, historias… Una mañana súper agradable y de lo más provechosa. ¡Eso de salir a coger setas y volver con los cestos llenos es una sensación nueva para mí, yo que nunca encuentro ni una!

Así que contentos con las setas (en su mayoría níscalos, amanita caesarea, ou de reig…), nos pegamos un buen almuerzo tras la recolecta de setas a base de quesos, embutidos y panes de la zona (como el pa del cordill) regados con un buen trago de vino ¡en porrón, como es lógico! De la técnica a la hora de beber del porrón mejor no preguntéis… ¡jajaja!

Una mañana súperagradable en compañía de los chicos de Aborígens que hará las delicias de los amantes de las setas si os animáis a contactar con ellos para disfrutar de ésta o de las muchas otras actividades que proponen.

 

cataluña para foodies 2020

La Cabana de Berga

Estar por la zona y no pasarse por el restaurante de los hermanos Badía es casi casi pecado mortal. En 2003 emprendieron un proyecto profesional que les permitió transformar La Cabana, un viejo hostal situado en la ciudad de Berga, en un nuevo espacio culinario con varios ambientes. Gracias a la cocina de Jordi y al trato personalizado de José, La Cabana ha conseguido consolidarse como uno de los restaurantes de referencia en la comarca del Berguedà, en el que el producto de proximidad (reduciendo así el impacto medioambiental del transporte de mercancías) y la reinvención de la cocina tradicional son claves en su maravillosa cocina.

¿Y qué comimos? ¡Por supuesto setas! Presentes en su Menú de la seta 2020 como no podía ser de otra manera, cocinadas de mil y una maneras y texturas. Aunque yo siempre me acordaré de su berenjena asada rellena de sobrasada, níscalos escabechados y queso de cabra #pallorar. Y sus cajitas sorpresa del postre llenas de rollitos de anís, carquinyols… son una verdadera delicia que te sorprenderán.

 

cataluña para foodies 20202

Abandonamos la comarca del Berguedá para acercarnos a otra completamente distinta: el Penedés. Atrás quedan las montañas abruptas, los bosques y las setas… y le damos la bienvenida a los campos llenos de vides y a los caminos de tierra con sus veredas llenas de genista. ¿Eres un amante de los vinos, del cava o de los espumosos? ¡Esta parte del viaje es la tuya!

Nos adentramos en una de las zonas vinícolas por excelencia de Cataluña y de España, y vamos a visitar algunas de sus bodegas más emblemáticas. Cada una con su historia y sus propias características, si bien por todo lo que hemos visto en este viaje y lo que hemos escuchado hay algo común a casi todas hoy en día: proximidad, sostenibilidad y origen. Este es el triángulo de oro que representan los valores actuales para la casi totalidad de empresas del sector.

 

Llopart

Según un documento en latín del año del Señor 1385, Bernat Llopart (o Bernardus Leopardi) recibió la cesión de unas viñas situadas en el actual Can Llopart de Subirats. Es la primera referencia a la vinculación entre los Llopart del Penedés y la viticultura, una relación que se ha mantenido de manera ininterrumpida hasta hoy en día. Descubrimos con nuestra guía esta emblemática bodega, paseamos sus cavas y conocemos de primera mano su nuevo proyecto La vida secreta de las plantas que engloba la elaboración y la imagen de los vinos tranquilos y el mosto de Llopart,  

Y después de la visita y de todas las explicaciones… disfrutamos en plena hora dorada de una merienda al atardecer con algunos de los dulces típicos de la zona y algunos de sus más preciados caldos. Yo me quedo con su Brut Rosé ¡delicioso!

El sol se pone y la silueta recortada de Montserrat al fondo, coronando el imponente paisaje de las viñas de Llopart, nos recuerda que tenemos que subirnos de nuevo al bus para continuar el viaje.

 

cataluña para foodies 2020

Cavatast-Bodegas Freixenet

No nos vamos muy lejos, y es que estamos de suerte porque ese mismo fin de semana en Sant Sadurní d’ Anoia se celebra un año más la Cavatast, una muestra que recoge a más de treinta expositores y donde los visitantes pueden disfrutar de una gran selección de cavas de alta gama y de especialidades gastronómicas de km 0: restauración, chocolates, charcutería… Todo ello en un ambiente ameno y relajado amenizado con actuaciones musicales en directo. Este año y para garantizar la seguridad y el cumplimiento de las medidas COVID, la muestra se ha celebrado en cuatro espacios emblemáticos diferentes de Sant Sadurní, uno de ellos las Bodegas Freixenet, sin duda referente indiscutible a nivel mundial y la mayor empresa de vinos espumosos del mundo. Actualmente cuenta con una veintena de bodegas distribuidas en 3 continentes, y cada día embotella sobre 1 millón de botellas de cava. ¿Lo sabías?

 

cataluña para foodies 2020

Cal Blai

Rematamos el día en Cal Blay Vinticinc, un restaurante enogastronómico ubicado en una preciosa antigua bodega modernista rehabilitada y en un espacio que por si solo bien merece una visita. La cocina combina la tradición con las nuevas tendencias gastronómicas. En sus diferentes espacios se pueden saborear los más de 120 cavas que se elaboran en Sant Sadurní d’Anoia y los de otras regiones y disfrutar, como hicimos nosotros, de una velada entre amigos, cavas, espumosos y platos abundantes y de calidad.

 

cataluña para foodies 2020

Cuarto día de ruta

Después de un merecidísimo descanso en la fantástica habitación del hotel Double Tree Hilton Barcelona Golf, despertamos en este cuarto y último día de ruta. ¡Qué pena tenir que salir volando y no poder disfrutar más de las instalaciones y del entorno de esta gozada de hotel! Moderno, amplísimo, impecable… Sin duda un oasis de tranquilidad y relax a muy pocos kilómetros de Barcelona. Campo de golf, Spa… y el programa CleanStay que garantiza el cumplimiento de todos los protocolos COVID-19 y hace que durante tu estancia allí te sientas de lo más seguro.

 

 

 
cataluña para foodies 2020

Gramona

Dejamos el hotel y nos dirigimos al último destino de nuestro viaje y a la que será sin duda y sin ánimo de menospreciar a ninguna, la visita que más buen sabor de boca y poso dejará en mí. Reconozco que iba predispuesta, que tenía ganas de visitar esta bodega, ya que su blanco Gessamí es uno de mis vinos preferidos. Hablamos de Gramona, una bodega que apuesta, un paso más allá de lo ecológico por la Biodinámica, concepto que descubro durante la visita y del que me quedo desde ya completamente enamorada.

En Gramona todo es parte de un ciclo, de un TODO, la bodega se retroalimenta, es autosuficiente: tienen su propia granja de animales que generan sus propios abonos, compost, sus propias plantas medicinales, los caballos aran las viñas… La Biodinámica es entender la agricultura y en este caso el cultivo de la vid, de un modo preventivo. La tierra se siente, se cuida, se huele, se escucha… Oírles hablar del cultivo biodinámico y de su modo de trabajar la tierra es entrar en contacto con la esencia de sus vinos y de la verdadera razón de ser de esta bodega.

Como todo, la Biodinámica tiene sus seguidores y sus detractores, ahí no profundizaremos… pero si el vino y su mundo te parecen ya de por sí mágicos al aplicarle los conceptos de la Biodinámica pasan a ser verdadera alquimia.

 

cataluña para foodies 2020

Un ejemplo que me dejó fascinada: ¿Cómo prevenir los hongos en la vid con los principios y fórmulas de la Biodinámica? Con el preparado 501 de cuarzo en cuerno de vaca: aproximadamente después de Semana Santa, el cuarzo es molido hasta dejarlo como un polvo súperfino. Se mezcla con agua de lluvia o de manantial y se mete en el cuerno dejándolo escurrir varios días. Los cuernos se entierran durante el verano en la viña, en un lugar estratégico y que nos inspire o nos resulte evocador, y se sacan a final de septiembre o principios de octubre. Entonces ese polvo se mezcla con agua y se dinamiza, se mezcla con agua y se trabaja girando hacia un lado y, cuando el torbellino sea profundo, cambiamos el sentido del giro. Al realizar este cambio brusco de sentido se produce el caos, y es cuando la información del preparado pasa al agua. Agua con la que pulverizar las viñas para protegerlas de los hongos durante la cosecha. ¿Magia, creencias populares…? ¡En Gramona al fin y al cabo todo es mágico!

Nos despedimos de Cataluña para foodies 2020 con una cata en sus espléndidos salones de los mejores espumosos de Gramona, entre ellos el premiado Enoteca Gramona,  con el que después de años de experiencia y prolongando la crianza en botella por encima de los 10 años,  han conseguido un vino llenos de expresividad y frescura, dando lugar a sensaciones verdaderamente profundas y complejas. ¡Tienes que probarlo!

 

cataluña para foodies 2020

Un broche de oro para un viaje que una vez más nos deja con ganas de seguir descubriendo Cataluña.

 

¡Hasta pronto!