El paisatge dels genis | Cupcakes a Gogó

A veces cuando viajo vuelvo convencida de que no hace falta viajar miles de kilómetros a otros países para conseguir que la experiencia sea única e irrepetible. Y esta maravillosa sensación es la que me traigo del blogtrip que El paisatge dels genis nos organizó a un grupo de compañeros de prensa y de blogs gastronómicos y de viajes, para sumergirnos en el arte, la cultura y la gastronomía de la Costa Daurada i Terres de l’Ebre.

Un viaje lleno de arte bajo la huella inequívoca de cuatro grandes genios que dejaron en estas tierras parte de su obra y de su alma: Gaudí, Miró, Pau Casals y Picasso serán los cuatro artistas que nos acompañarán a lo largo de las distintas etapas por Reus, el Vendrell, Mont-roig y Horta de Sant Joan para descubrir de su mano la tierra que les enamoró y les acompañó de por vida.

La primera parada es una cena, pero no una cena cualquiera: como ya nos avisan nada más llegar al fantástico Castillo de Vila- Seca vamos a asistir a una experiencia gastro-artística inmersiva en la que se entremezclarán arte, gastronomía, diseño, historia y tradición. Cuatro escenarios que corresponden a los cuatro grandes genios antes citados se van desplegando antes nuestros cinco sentidos dejando momentos mágicos y llenos de sabor. En cada espacio, diferentes restaurantes, chefs y cocineros de la zona han tratado de aunar la esencia de su artista con las raices gastronómicas de su tierra.

-Espacio Casals: cuatro platos conectados directamente con la tierra que nos proponen mientras suena «El cant dels ocells» en los auriculares (concierto de cámara electrónico) y en la copa caldos de la tierra como el cava reserva de la Música, Celler Jané Ventura.

-Espacio Gaudí: para mí un espacio y una propuesta en el que la naturaleza lo inunda todo: mar y montaña quedan más que patentes en el menú que nos ofrece el restaurante Més que tapes con vinos del Celler Dosterras. El postre de la Confitería Poy, en Reus, Memorable.

-Espacio Miró: un menú sobrio con olor a algarrobo y a olivos en un espacio moderno y lleno de color como la obra del pintor.

-Espacio Picasso: quizás el espacio que más me sorprendió o que mejor supo transmitirme la esencia del genio malagueño: el cubismo, la modernidad y lo inesperado del artista casan a la perfección con la presentación de los platos que probamos en el último de los espacios durante esta magnífica cena.

Después de una cena tan intensa, dormir en pleno centro histórico de Vila-seca en el Hotel Raval de la Mar ha sido el colofón final para un primer día de viaje. Un moderno hotel construido en una antigua casa señorial de la costa de Tarragona y con servicios de 4 estrellas, perfecto para alojarse en pareja o en familia si quieres descubrir la zona.

 

Miró

Miró es el primer artista que nos acompañará y al que descubriremos en este maravilloso encuentro entre arte, cultura y gastronomía.

Visitar la masía donde tantas obras gestó y tantas temporadas pasó nos hace entender mucho más la obra del pintor conectada directamente con estas tierras de Mont-Roig y con su carácter. Tremendamente vinculado a esta tierra y huyendo siempre del academicismo, en Mas Miró fue donde pintó su obra culmen de la etapa figurativa: «La Masía» y descubrir los colores y los paisajes del cuadro en la actual masía es una experiencia de lo más evocadora para los amantes del pintor y de su obra. 

Descubrir a Miró es pasear por Mont-Roig y por sus calles, descubrir sus gentes, sus pequeños negocios artesanales, su aceite (no te pierdas la visita a la centenaria empresa de aceite Olis Solé y su museo del aceite. DOP Siurana) y por supuesto visitar el Santuario de la Virgen de la Roca, un bello paraje en el que Miró volcó toda su influencia cézanniana al pintarlo, y en el que podremos reponer las fuerzas del camino en  el restaurante de comida cassolana L’ermita de Mont-Roig: pan tumaca, alcachofas al horno, butifarra, escudella y por supuesto crema catalana. ¡Porque muchas veces en los gustos más simples está lo mejor!

 

Pau Casals

En el Vendrell nos da la mano y nos recibe el gran violonchelista Pau Casals y en su casa museo descubrimos no solo la grandeza del artista sino su gran bagaje personal y vital. Construyó la casa en 1910 como casa de veraneo y disfrutó de ella y del Mediterráneo hasta 1939, cuando el desenlace de la Guerra Civil le obligó a exiliarse para no regresar jamás.

Su música, su legado y su historia personal llena de coraje y altruismo están presentes en cada uno de los rincones de la casa museo. Una visita maravillosa que me ha hecho redescubrir al gran músico y mejor persona que fue Pau Casals.

¡Y no nos podemos ir del Vendrell sin aprender a hacer xató! ¿No conoces este plato tan típico de la zona? Es una ensalada de escarola con salazones (bacalao, atún, anchoas…) y una especie de salsa romesco con aceitunas arbequinas. Su origen se sitúa en el mundo vinícola. Una vez el vino estaba a punto de ser catado se colocaba un pequeño grifo (l’aixetó) que permitía que el vino saliese de la bota para catarlo. Este momento marcaba el inicio de la fiesta del vino nuevo, una celebración que iba acompañada de una comida compuesta por ingredientes salados como el pescado, servida con hojas de la verdura correspondiente a la temporada de invierno y ensalada con una salsa especial. Esta comida ritual que acompañaba a la ceremonia de aixetonar la bota de vino es el origen del actual xató.

Y nadie mejor que el chef Jordi Guillén (Lo Mam restaurant Le Méridien Ra) para enseñarnos a elaborarlo en la magnífica experiencia que Terra i taula nos preparan para finalizar el día conociendo un poco más de priemar mano los productos y vinos de la comarca del Baix Penedés.

¿Una noche de hotel en un estableciemiento único? ¡El hotel Le Meridien Ra Beach Hotel & Spa y sus magníficas habitaciones e instalaciones te está esperando! Despiértate como nuevo después de una noche de relax absoluto en sus preciosas suites con las vistas del amanecer más bonito que te puedas imaginar.

 

Picasso

Sí, Picasso también dejó su huella y al mismo tiempo se dejó cautivar por las gentes y costumbres de estas tierras y buena parte de esa inestimable huella la podemos encontrar hoy en Horta de Sant Joan, un pequeño y pintoresco pueblo limítrofe con Teruel y en el que Picasso vivió dos temporadas. La primera en 1898, con 16 años. La segunda, en 1909, ya se corresponde con su etapa cubista y en esta ocasión Picasso llegó a realizar unas setenta obras, que suponen el abandono de sus etapas rosa y azul y la confirmación del cubismo geométrico.

“Todo lo que sé, lo he aprendido en Horta”. Con esta contundente frase, Picasso le reconocía a Horta de Sant Joan toda la importancia que merecía en su inestimable obra.

Sus calles empedradas, sus pórticos, su preciosa Casa de la comanda y su hermoso patrimonio arquitectónico, declarado Bien de Interés Cultural, conservan todo el sabor que enamoró al pintor malagueño.

Y después del paseo y de la visita ineludible al centro Picasso, volvemos como no a las experiencias gastronómicas que nos está brindando el viaje. Comenzamos con una simpática cata de vino de misa Lo Presbiteri  (la última creación de «Les Vinyes del Convent» es un vino dulce que sin duda va a posicionarse entre los mejores dulces de Terra Alta por su singularidad); y continuamos con una cata de aceite de la mano de Identitat Evoo (unos pequeños productores de aceite que elaboran aceites monovarietales de las variedades Empeltre, Picual y Arbequina) y que acabará con la elaboración de la clotxa. Un plato típico de la zona consistente en pan, arenques y escalivada que los pastores solían llevarse de almuerzo para aguantar todo el día pastoreando.

 

Gaudí

 Una última parada, un último genio con el que descubrir esta maravillosa zona de Cataluña: Antonio Gaudí.

“No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”. Con estas palabras el director de la Escuela de Arquitectura, Elies Rogent, otorgaba el título de arquitecto a Antoni Gaudí. Y es que la locura visionaria de Gaudí es sin duda el remate final para este apasionante maridaje entre arte y entorno.

Pasear por las calles de Reus, ciudad natal de Gaudí, es disfrutar a cada paso del Modernismo… pese a que ningún edifico de la ciudad lleva su firma: obras de Pere Caselles i Tarrats, de Montaner, Rubió, Domènech i Roura… nos recuerdan a cada paso y en cada esquina de Reus la efervescencia cultural y comercial que había en Reus a finales del siglo XIX y principios del XX.

El Gaudí Centre en pleno centro de Reus, en la Palza del Mercadal, la ciudad rinde homenaje a su hijo más universal y nos acerca a la figura del gran arquitecto de un modo didáctico y en un espacio en el que descubrir al Gaudí más auténtico.

Y como no, no nos podemos ir de Reus sin hablar ni probar el vemut. bebida ligada íntimamente desde hace muchos años a la historia de la ciudad modernista. Vermuts como Iris, Yzaguirre o Miró se elaboran desde hace tiempo aquí y sin duda recogen en sus matices toda la magia y la esencia que hicieron de Gaudí el genio que fue.

Unos días muy intensos, una tierra acogedora y llena de cultura, una gastronomía de lujo y cuatro genios universales con los que descubrir el encanto de esta zona ha sido inolvidable.

¡Enhorabuena al proyecto Paisatge dels Genis y gracias por dejarme compratir esta increible experiencia con vosotros! Una excepcional propuesta turística para descubrir el paisaje que inspiró la obra e influenció a estos grandes hombres que hemos descubierto.

 

 

 

Y ahora ¿te animas a ser tú el que descubra el paisaje de los genios y la ruta completa que hemos disfrutado estos días?