Flan de leche condensada | Cupcakes a Gogó

Hoy os traigo una receta muy pero que muy sencilla pero que en casa levanta pasiones, algo de toda la vida, tradicional, el flan, flan de leche condensada.

Los orígenes del flan se remontan a la época del Imperio Romano, donde era llamado tiropatinam, se hacía con huevos, leche y pimienta, y era mucho más dulce de lo que lo comemos hoy, aunque también había versiones saladas .

Es una receta que a mi me llega gracias a una vecina y amiga, muy amiga, Mari Carmen Satué, una mujer imparable, incombustible, de ésas personas que derrochan vida y energía positiva y una pintora de solera y de una sensibilidad excepcionales…vamos un lujazo de amiga y de mujer!!!!!

Una receta sencilla a más no poder, rápida y ya os digo que para los flaneros se va a convertir en un básico en su recetario.

Flan de leche condensada

  • 1 bote de leche condensada de 397 gr
  • 2 botes de leche condensada ya vacíos, claro, de leche entera
  • 3 huevos L
  • 1 tsp vainilla Bourbon (opcional)

 

flan de leche condensada

 

Tan sencillo como poner todos los ingredientes en la batidora y mezclar.

Caramelizar una flanera de esas grandotas, o varias pequeñitas individuales.

Para hacer el caramelo necesitaremos 100 gr. de azúcar con un chorrito de limón. Yo lo pongo en un cazo a fuego suave hasta que se me hace el caramelo. Recuerda que no debes mover el caramelo hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Una vez listo el caramelo y con muchísimo cuidado de no quemarnos, lo ponemos en las flaneras y cubrimos bien las paredes y el fondo del molde.

Echamos la mezcla del flan de leche condensada en la flanera y la cerramos bien. Yo lo hago al baño María en la olla rápida: pongo agua como para que le llegue a la flanera a la mitad y cierro la olla. Cuando me salen las dos anillas, bajo el fuego y lo tengo cociendo 15/20 minutos, apago el fuego y dejo que bajen las anillas. En ese tiempo el flan terminará de cuajar.

Lo sacamos con cuidado de la olla a presión, por cierto un día os contaré porque he estado más de 10 años con la olla a presión desterrada de mi vida…pero por adelantaros algo: me explotó y estuve despegando garbanzos de la cocina de mi casa durante más de dos meses, y no es broma.

Cuando se atempere, lo metemos en la nevera y allí lo dejamos hasta que alguien lo descubra, le meta mano y nos dure menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Ya me contaréis flaneros y flaneras del mundo, es suave, blandito y un saborcitoooo… ¿A que me hago otro?

Un besito extra grandeeee, Belén.