¿Hay algo más refrescante y más nuestro que los gazpachos? Pues creo sinceramente que no, y este gazpacho de sandía es la muestra perfecta.

A ver, comencemos matizando: no es un gazpacho al uso ¡que no se me estresen los más puristas por favor! Pero su textura, su color y la forma de servirlo nos lo recuerdan. Así que dejémonos llevar por la fiebre veraniega de los gazpachos y cremas frías y no entremos en matices.

He visto muchas recetas de gazpachos últimamente: sandía, cerezas, tomates verdes… Pero lo que más me llama la atención de esta receta de gazpacho de sandía que os comparto hoy es que sólo lleva eso: sandía, ni más ni menos.

Y ahora es cuando pensarás: «Esto no puede estar bueno».

Y ahora es cuando yo te diré: «Esto está PA morirse de rico!»

¿El truco? Como siempre ingredientes de calidad, que la sandía esté bien fresquita y sea dulce, y que la aliñemos con gracia y salero con un aceite de oliva virgen extra de los ricos de verdad, sal y pimienta.  

 

Ingredientes para hacer gazpacho de sandía (4 personas)

  • 800 gr. de sandía (yo uso de la variedad rayada sin pepitas)
  • 4 cucharadas soperas (Tbsp) de aceite de oliva virgen extra
  • sal en escamas
  • Pimienta negra recién molida
  • hojas de albahaca frescas
  • ricotta o requesón

 

  gazpacho sandía

 

Elaboración paso a paso

Hacer el gazpacho de sandía es tan sencillo y rápido como poner la sandía en nuestro robot  procesador o vaso americano y triturar la sandía. No hay que añadir agua ni ningún tipo de líquido ya que con el agua de la propia sandía será suficiente. Si nos gusta una textura completamente lisa y sin grumitos podemos pasar el batido por un chino, aunque yo no lo recomiendo, quedará sin gracia.

Una vez triturada la sandía añadir el aceite y la sal y emulsionar el gazpacho batiendo un poco más. Servir en vasitos individuales y meter en la nevera hasta el momento de servir para que esté bien frío.  

 

Presentación

Saca los vasos de la nevera y remuévelos enérgicamente. Podrás ver como el gazpacho se separa en dos partes: una parte más líquida y clara que queda en la parte inferior y la pulpa que flota más oscura. Mézclalas antes de servir.

Decora cada vasito con hojas de albahaca frescas, pimienta recién molida y un chorrete más de aceite de oliva y… Aquí va el truco final: añade a cada vasito de gazpacho de sandía un poco de requesón fresco o queso ricotta. ¡Ya verás lo bien que le va y el puntito que le da!

¡No me digas que no se te hace la boca agua pensando en un vaso ligero y súper refrescante de gazpacho de sandía!

Es verdad que a veces este tipo de recetas nos puede sonar a chino o a «modernez». Pero dale una oportunidad que te prometo que a mi me pasó lo mismo y ahora soy adicta.

Recetas rápidas, frescas y de veranito ¿Apetecen, verdad? 

¡Y si te sobra ricotta no te pierdas este postre que he pensado para ti!

Un besito, Belén.

Pin It on Pinterest