La auténtica receta de tiramisú | Cupcakes a Gogó

Encontrar la receta auténtica de tiramisú, la que hacen las abuelas, las nonnas, los domingos, la que pasa de padres a hijos y que no está desvirtuada por extras que se han añadido a lo largo de los años no ha sido tarea fácil. Pero por fin la he encontrado y además de riquísima es fácil de hacer, tan sencilla que vas a hacerla muchas veces: una crema suave de mascarpone casi con textura de mousse, con un dulzor justo nada empalagoso, la potencia y la intensidad del café y el amargo del cacao hacen de este postre italiano una de esas delicias que por suerte ha traspasado fronteras y que ahora conocemos gracias a nuestro vecino italiano.

¡Vamos allá con la receta auténtica y más clásica de tiramisú!

 

Origen del tiramisú

Siempre investigo un poquito antes de escribir el post, y siempre me resulta gracioso ver cómo todos se pelean por las autorías de las recetas más exitosas, y por supuesto con el tiramisú no iba a ser distinto.

Parece ser que hay muchas historias que remontan el origen del tiramisú a los tiempos de Cosme III de Médici: los pasteleros de la ciudad diseñaron este postre para rendirle homenaje; pero pensar en manipular huevos crudos en aquella época no cuadra mucho ¿verdad? Además el mascarpone por aquella época se elaboraba en la región de Lombardía y conseguir que ese queso llegara en perfectas condiciones hasta la Toscana sin camiones ni cámaras frigoríficas también complica un poco la veracidad de la historia.

Otros dicen que se creó en honor a Camillo Benso, famoso político que llevó a cabo en el s. XIX la unificación de los diferentes estados en los que por entonces estaba dividida Italia, pero seguimos con las mismas… ¡la conservación!

La realidad es que aunque su autoría sea incierta (se la atribuyen muchos cocineros y reposteros) lo que sí que es verdad es que es una elaboración moderna y que no se remonta por razones obvias de conservación a siglos pasados.

En cualquier caso ¡bendito el pastelero al que se le ocurrió tan magistralmente estos ingredientes para dar con esta maravillosa receta que ya se ha vuelto internacional!

 

Ingredientes (para unas 8 personas)

  • 2 huevos
  • 60 gr. azúcar
  • un vaso de café azucarado
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • bizcochos de soletilla
  • cacao en polvo
  • chocolate rallado
  • Vino de Marsala (opcional)

 

tiramisú auténtico

 

Elaboración del tiramisú auténtico paso a paso

Comenzamos haciendo un buen vaso de café, de nuestra variedad preferida, y lo dejamos enfriar para usarlo después en la receta, lo usaremos siempre templado. Yo lo endulzo (no demasiado) con una cucharada sopera de azúcar blanquilla.Vosotros buscad el punto de dulce que más os guste y añadir la cantidad de azúcar que prefiráis.

Separamos las claras de las yemas y comenzamos montando las yemas (mejor si están a temperatura ambiente) con la mitad aproximada de los 60 gr. de azúcar blanquilla (la de todo uso) que indica la receta.

Una vez tengamos las yemas montadas y blanquedas les añadimos el queso mascarpone e integramos hasta obtener una crema densa y untuosa. Si  nos hemos acordado de sacar el queso de la nevera será sencillo integrarlo con la crema, de lo contrario nos costará un poquito más.

Montamos las claras: comenzamos a montar las claras a velocidad baja hasta que empiecen a espumar. Cuando las veamos con apariencia como de agua con espuma de jabón subimos la velocidad de nuestra batidora y añadimos el resto del azúcar en un par de veces. Debemos conseguir un merengue bien firme, brillante y estable.

¡Ya tenemos las dos partes de la crema hechas! Ahora toca integrarlas y para ello cogeremos un poquito de merengue y lo mezclaremos enérgicamente con la crema de yema y mascarpone para conseguir una crema más fluida en la que podamos integrar de un modo más sencillo el merengue. Mezclamos el resto del merengue con una espátula, con mucho mimo y movimientos envolventes hasta que tengamos la crema preparada.

 

Tiramisú auténtico
Tiramisú auténtico

Montaje del tiramisú

Ya tenemos lo más difícil (¡y mira que ha sido sencillo!) preparado. Ahora nos queda lo más divertido: ir montando capas de bizcochos de soletilla empapapados en café y capas de crema hasta obtener nuestra delicioso postre.

Yo siempre comienzo poniendo una finísima capa de crema en el fondo del molde que voy a usar. Utilizo para estas cantidades un molde rectangular de unos 25×15 cm.

Después de esa primera capa de crema voy remojando los bizcochos de soletilla en el café y voy cubriendo con ellos toda la superficie del molde, procurando que queden apretados y sin dejar huecos. una vez tengo la capa de bizcochos de soletilla empapados, los cubro con la mitad de la crema de mascarpone. Vuelvo a poner otra capa de bizcochos, cubro con una segunda capa de crema y para finalizar espolvoreo abundantemente con cacao en polvo y con un toque de chocolate recién rallado para darle ese puntito crujiente al morder.

Me gusta prepararlo por la mañana para que mientras lo reservo en la nevera hasta la hora de comer, vaya asentándose bien y empapando bien todos los aromas y sabores de este delicioso dulce.

 

Conservación 

Recordad que lleva huevo crudo, así que guardadlo siempre en nevera (no os aconsejo congelarlo) y consumidlo en un máximo de 48 horas. SIEMPRE REFRIGERADO.

 

Trucos para un tiramisú perfecto

Tengo un montón de trucos que compartir contigo para conseguir ese tiramisú auténtico y de infarto que todos soñamos. ¡Apunta!

  1. Saca los huevos y el mascarpone de la nevera una media hora antes de empezar con la receta.
  2. Puedes montar las yemas mucho mejor que lo que te he contado en la receta y si  no tienes prisa te recomiendo que lo hagas para conseguir unas yemas montadas a la perfección: pon las yemas con la mitad del azúcar en un bol de cristal al baño María y sin dejar de batirlas para que no coagulen, mantenlas unos 10 minutos a unos 40º para conseguir unas yemas esponjosas y perfectamente montadas.
  3. El merengue no espera a la crema de yemas: primero haz la crema, luego el merengue y añadéselo inmediatamente a la crema con yemas y mascarpone. 
  4. ¿Un toquecito de alcohol? Sin duda decántate por el siciliano vino de Marsala, porque queremos en tiramisú auténtico ¿o no?
  5. Por supuesto puedes comprar los bizcochos de soletilla pero… ¿Y si los haces en casa? Te traigo la receta perfecta de bizcochos de soletilla con o sin chocolate en esta entrada del blog. ¡No te la pierdas!
  6. No empapes en exceso los bizcochos en el café o se desharán demasiado y le restarás textura a tu tiramisú perfecto. ¡Que no se empapen tanto que se deshagan!
  7. Y no te vuelvas loco haciendo capas y capas de crema y de bizcochos, con dos capas de crema y dos de bizcochos te quedará genial.

 

Y por favor ¡disfrútalo taaaanto como lo disfrutamos cuando lo hacemos nosotros en casa!

Porque siempre hay algún motivo para celebrar… ¡Y si no lo hay, se busca!

 

Un beso enorme, Belén.