Narbonne: una escapada al corazón de Occitania | Cupcakes a Gogó

 

Y llegas y el tiempo se detiene. Todo vuelve al ritmo que nunca deberíamos abandonar, a ese ritmo lento, sosegado y cadencioso al que solo los lugares mágicos consiguen devolverte.

El ruido desaparece y el único sonido que se escucha es el del viento acariciando las hojas de vid, jugando con los olivos, moviendo las copas de los cipreses…

El tomillo, el romero, la lavanda y el olor del cercano mar lo inundan todo, y entre los fantásticos viñedos de Gerard Bertrand (mejor bodega europea del año) , el precioso Château L´Hospitalet ya ha conseguido enamorarte nada más llegar.

A sólo un par de horas desde Barcelona gracias a Renfe SNCF, Narbonne y su entorno es una de esas escapadas que recargan las pilas y que consiguen borrar de un plumazo todo atisbo de estrés.

 Narbonne

 

Pasear entre vides en la época de la vendimia es sin duda una experiencia que nadie debería perderse y en Chateau L´Hospitalet los viñedos lo rodean todo y las caminatas al atardecer son el comienzo de los momentos inolvidables que vamos a vivir. 

Descubrir la magia de todo el proceso de creación del vino, conocer sus bodegas, catar sus magníficos caldos, ver amanecer y fotografiar preciosas estampas así como disfrutar de una fantástica oferta gastronómica, son muchas de las cosas que podrás realizar en esta escapada.

 

Narbonne

 

 Un entorno con encanto en el que la paz y el relax lo invaden todo: habitaciones cuidadas al mínimo detalle, piscina exterior climatizada, cancha de golf, sala de fitness…

¡No vas a querer irte del Chateau L´Hospitalet!

¿Sabías que uno de los vinos tintos que se sirven en el banquete de los Premios Nobel es el Château l’Hospitalet? Desde luego que es todo un lujo poder probar este vino y, si quieres, llevarte un par de botellas de la tienda de la bodega que hay justo en la entrada del château.

¡Yo he cargado! Un par de botellas de Gris Blanc, otro par de Hampton Water (el vino rosé en el que ha puesto su granito de emoción el cantante Bon Jovi) y un tinto Domaine de l’Estagnère han sido mis elecciones.

 Narbonne

 

Una copa de buen vino y alguno de los maravillosos platos que el Chef Laurent Chabert ofrece en el restaurante del Château L’Hospitalet serán el remate final de unos días perfectos. Así que guárdate una noche para quedarte a cenar en el Château y disfruta de la experiencia de una agradable cata de vinos. Termina el día paseando entre olivos y vides a la luz de la luna o charlando entre amigos en sus preciosos rincones llenos de encanto y sabor.

¡Y recuerda: a sólo dos horas de tren desde Barcelona con Renfe SNCF!

Yo ya estoy deseando volver…

 Narbonne

 

Más fotos del viaje en Instagram @cupcakesagogo