Pan básico | Cupcakes a Gogó
Pues vamos allá con la primera receta de pan para la panificadora. Por supuesto muchos me habéis preguntado en fb que si la receta puede hacerse sin panificadora, y la repuesta es sí. Respetad el número de amasados, los levados, aprended a bolear o a formar panes en cualquiera de las fantásticas webs que hay y jugad con mis propuestas y las vuestras propias. ¡Hacer pan es maravilloso!


Si aún no habéis estrenado la panificadora, seguid las instrucciones del fabricante: por ejemplo en la mía del Lidl,  hay que limpiar bien la cubeta y demás accesorios y ponerla 5 minutos en marcha. Puede que huela un poco raro, es normal.

A mi, cuando fui a programarla para hacer mi primer pan, me dada este mensaje de error HHH, y me estaba volviendo loca, cuando leí que si la panificadora está muy caliente hay que desenchufarla y dejar que se enfríe. Así que todo el mundo tranquilo que en cuanto se enfríe empezamos!!

Leer las instrucciones, saber como funciona el «bichejo» y hacernos con él es vital, Así que si o si, hay que leerse las instrucciones de «pe a pa».

Vamos primero con la receta de pan blanco, que no es mía y además (raro en mi) no he tuneado nada, pero como era la primera vez he querido ser formalita. La podréis encontrar en un montón de foros de panificadoras y seguro que en muchas webs, por éso no citaré ninguna en particular.

Lo que más me ha gustado de este pan, es que se hace con el programa EXPRESO para  panes con harinas menos fuertes ni ingredientes duros. Es un programa corto, perfecto para nuestras ansias panarras del primer día. Empieza el programa con un amasado de unos 8 minutos, amasado de unos 5 minutos, fermentación de 20 minutos y acaba con un  horneado 45 minutos.



INGREDIENTES


  • 285 ml. agua directamente del grifo, sin problemas. Podéis templarla un poco en el micro, pero no es necesario.
  • 3cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de postre de sal
  • 500gr. harina de fuerza (no me compliqué y usé la de Mercadona)
  • Un sobre de levadura seca de panadería
Recordad que es importante que respetéis el orden en el que vamos a ir echando los ingredientes en la cubeta.

Introducimos los ingredientes, programamos el EXPRESO, 750 gr, de peso y yo siempre pongo la opción en la que el pan salga más doradito. Le damos al start y comenzamos!!

Cosas que os pueden suceder, y que debéis tener en cuenta:
  • Vamos a trabajar a veces con masas más hidratadas y más fluidas y otras con masas más densas. Es importante que le echéis de vez en cuando un ojo a la panificadora, o a través del cristal o levantando la tapa tranquilamente. Durante el amasado y el levado no hay problema. Evidentemente durante el horneado, corréis peligro de quemaros y además lo mismo que si se tratara de un horno normal, no es conveniente que lo abráis demasiado. Así si se trata de una masa espesa, puede que alguno de los ganchos amasadores no gire bien y haya que liberarlo con ayuda de la herramienta para sacar los ganchos de algo de masa para que vuelva a girar, e incluso puede que tengamos que recoger algo de masa que quede en las paredes con la ayuda de una espátula.
  • Una vez acabe el amasado, mirad el pan, si se ha dividido en dos partes cada una alrededor de uno de los ganchos, procurad con las manos untadas en un poco de aceite, formar una masa en bloque y que se distribuya por igual por toda la cubeta para que el levado y posterior horneado se produzcan de un modo uniforme y nos quede un pan bien formado.
  • Terminado el amasado podemos retirar los ganchos amasadores, aunque si los dejáis no pasa nada. Simplemente os costará más desmoldar el pan y los agujeros que dejarán serán mayores.
  • Antes del horneado, probad a greñar el pan con un cutex o una cuchilla y espolvoread con harina la superficie del pan para conseguir un aspecto más bonito. También podéis espolvorearlo con vuestras semillas preferidas.
  • Cuando acabe el horneado, dejad reposar el pan hasta que se enfríe dentro de la panificadora y  una vez frío proceder al desmoldado con un golpe enérgico.
  • Si el pan nos ha quedado muy blanco y sin un bonito color dorado, siempre podemos gratinarlo en el horno 5 minutos, veréis si cambia el aspecto con esos 5 minutillos de «maquillaje.

´
La miga es compacta, con alveolos pequeñitos y muy juntos, pero la corteza del pan recién hecho es muy buena y crujiente, y lo mejor es que dura tierno muuuuchos días. De hecho yo lo hice un Martes y el Domingo aún pude disfrutar de unas maravillosas tostadas de pan en perfecto estado.



Es un pan sencillo, pero creo que para empezar a romper mano es perfecto, Y si tenéis una receta de pan sencillo para comenzar con nuestras panificadoras, no dudéis en compartirlo en los comentarios más abajo.

Yo estoy feliz con ella y no pienso dejarla descansar ni una semana!!!!

Un beso grande, Belén.