Pan de lana | Cupcakes a Gogó

El pan de lana #woolrollbread, es un pan maravilloso que está llenando la red con su dulzura y el encanto de su forma y es hoy la receta que, después de tanto tiempo sin publicar, me hace volver al blog, me hace volver a casa.

La pandemia está pasando factura a nuestras vidas, y ya es demasiado tiempo el que arrastramos encima con esta inseguridad, este miedo y todas las restricciones impuestas, y se me hace muy cuesta arriba sentarme a escribir porque básicamente no estoy centrada. Pero el pan de lana no lo podía dejar sin más en mi cuenta de Instagram, se merece un lugar en el blog y que os lo explique con todo lujo de detalles, así que ¡Vamos allá!

¿Pan de lana?

En cuanto lo ves te das cuenta de dónde viene su nombre y es que la manera de formar esta especie de brioche, le da al hornearse ese aspecto como de ovillo de lana, haciéndolo verdaderamente atractivo y bonito.

No es un brioche exactamente, no lleva mantequilla, pero lo vamos a enriquecer con nata y nos va a quedar un panecillo tierno y delicioso que creo que va a llegar a muchas casas para quedarse, porque además, aunque pueda parecer lo contrario, es muy sencillo de hacer. Puedes encontrar montones de recetas en la web y todas son parecidas. Yo me he basado en la receta de pan de lana del canal de YouTube APRON y no he cambiado prácticamente nada de la receta original porque funciona a la perfección y a la primera.

Ingredientes (molde redondo 18-21 cm.)

  • 300 gr. harina de fuerza (14 gr. proteínas si puedes conseguirla)
  • 80 gr. de leche
  • 15 gr. de levadura fresca (ya sabes que si usas de la seca reducimos la cantidad a 1/3)
  • 5 gr. de sal
  • 30 gr. de azúcar
  • 55 gr. de huevo batido (es casi un huevo pequeño entero)
  • 100 gr. de nata
  • Lo que quieras ponerle de relleno: chips de chocolate, arándanos, mermelada, frutos secos…
  • Un chorrito de nata y un poco de huevo para pincelar el pan

Es una masa muy sencilla y muy agradecida de elaborar, solo tienes que poner todos los ingredientes en el bol de tu amasadora y amasar unos 10 minutos hasta obtener una masa que se despega de las paredes, lisa y homogénea.

Si optas por amasar a mano te costará un poquito más de tiempo, pero con reposos entre amasado y amasado conseguirás una masa perfecta para hacer también a mano tu pan de lana casero.

 

pan de lana
pan de lana

Elaboración del pan de lana

Una vez tengas la masa lista, tápala con film plástico o con un trapo de algodón limpio y déjala reposar en un lugar cálido para que casi doble su tamaño. El tiempo de fermentación ya sabes que puede variar según la temperatura ambiente que tengamos en el momento de elaborar el pan, puede oscilar entre 1-3 horas. En cualquier caso simplemente ¡dale su tiempo!

Con la masa fermentada, vuélcala en la superficie de trabajo y desgasifica un poquito. Pesa la masa y divide en 5 porciones iguales. Bolea las piezas para realizarles un preformado y déjalas descansar tapadas de nuevo sólo 15 minutos para que puedas estirar y formar bien cada una de las 5 piezas.

Espolvorea un poquito de harina y extiende cada porción con ayuda de un rodillo dándole forma alargada. Divide mentalmente la masa en dos mitades y con ayuda de una rasqueta ve cortando tiritas en la mitad inferior de la masa estirada. Esas pequeñas y finas tiras serán las que van a darle a nuestro pan ese aspecto tan característico que nos enamora de ovillito de lana.

Si quieres rellenar el pan de lana es el momento de decidirte, aunque también puedes dejarlo sin rellenar… o puedes hacer porciones con diferentes rellenos. Yo voy a usar chips de chocolate, que dispongo en la mitad superior de mi masa estirada.

Enrolla la masa con cuidado de que no se salga el relleno y coloca los rollos en un molde redondo de unos 18-21 cm. forrado con papel de hornear. Si usas un molde de 18 cm. el pan de lana te quedará más apretado y si es un poquito más grande como el que he usado yo de 21 cm. te quedará con un agujero central algo mayor. Pero entre 18 y 21 cm. es un buen tamaño de molde para estas cantidades que estamos trabajando.

Repite el proceso con las 5 piezas y disponlas en círculo dentro del  molde. Vuelve a tapar para que realice un segundo levado (una hora probablemente será más que suficiente).

pan de lana

Horneado

Una vez tengas las piezas ya dobladas en volumen tras el segundo levado, pincélalas con un poco de huevo batido mezclado con un chorrito de nata para darle un toque extra de brillo a nuestro pan de lana, y hornea en horno precalentado a 180º durante unos 40 minutos o hasta que lo veas con ese bonito color dorado.

¡Deja enfriar y desmolda antes de disfrutar de la maravilla de pan de lana que te acabas de marcar! ¡Sencillamente precioso! ¿Verdad? Y no ha sido tan difícil.

Y por si te ha quedado alguna duda te dejo aquí un vídeo del proceso para que no pierdas detalle y te resulte mucho más sencillo todavía elaborar tu pan de lana.

¡Vas a dejarlos a todos boquiabiertos #ylosabes!

Un beso enorme y no dudes en compartir tu pan de lana en Instagram etiquetándome para que yo también pueda disfrutarlo un poquito contigo.

Belén