Pastas de avellanas y chocolate | Cupcakes a Gogó

 

¿Te gustan las pastas y las galletas? ¿Te encantan las avellanas? ¡Pues entonces date por pillado! Estas pastas de avellanas y chocolate te van a enganchar, porque además de fáciles son súper versátiles y les puedes cambiar el sabor a tu antojo o según lo que tengas por la despensa. ¡Sigue leyendo que te lo cuento todo!!

 

¿De dónde he sacado la receta?

La receta original de donde he sacado la idea y que he tuneado es de Ana, del blog Migas en la mesa, y guarda una historia detrás; y es que ésta es la primera vez que participo en el reto #asaltablogs. Un grupo de mangantes con ganas de cocinar y de hacer amigos que se «roban» recetas los unos a los otros con el único propósito de divertirse y compartir lo que más nos gusta: ¡cocinar!

 

Pastas de avellanas

¿Por qué me gusta la receta? Porque tal y como explica Ana en su blog además de ser una receta sencillísima, puedes hacerle los cambios que quieras y te seguirán quedando unas galletas de fábula, ya que es una receta todoterreno, y ahora entenderás por qué.

Ingredientes

  • Licor de avellanas 1 medida *
  • Azúcar 1 medida
  • Aceite de oliva suave 1 medida
  • Harina 4 medidas (depende de la harina) tal vez algo más
  • un puñado de avellanas
  • chocolate rallado

 

 

Ya ves que los ingredientes vienen en medidas. Yo he utlizado un vasito de 50 ml. y ésa ha sido la medida que he usado para el resto de los ingredientes. Con mi medida me han salido 12 galletas, pero depende también del tamaño que tengan, claro está.

*Yo tenía por casa licor de avellanas, pero las pastas admiten el licor que prefieras y más te guste.

A la receta original le he añadido un puñado de avellanas picaditas y un poco de chocolate que les he rallado por encima al sacar del horno. Sólo hay que mezclar todos los ingredientes a mano o en vuestro robot de cocina o amasadora, formar bolitas y hornear. ¡Así de fácil!

Precalienta el horno a 250º y mientras coge la temperatura ve formando las bolitas: aplástalas un poco y márcalas con una brocheta formando sobre la galleta una cruz para darles una bonita forma y algo de gracia ,,,)))

Una vez tengas el horno caliente y las galletas ya dispuestas sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno o similar, introduce las galletas y baja la temperatura del horno a 180º. Unos 15 minutos (según tamaño) serán suficientes para que tengamos listas nuestras pastas de avellanas y chocolate, ya que no debemos esperar a que se doren demasiado o endurezcan. Deben quedar ligeramente doradas y blanditas al sacarlas del horno, ya que se irán endureciendo a medida que se enfríen.

Sacamos las pastas de avellanas del horno y disponemos encima de una rejilla para que se enfríen, pero recuerda que si quieres darles un toque extra de chocolate, ahora es el momento (aún calentitas) de rallar por encima un poco de chocolate que se fundirá agradablemente sobre nuestras pastas.

Para terminar espolvorea con azúcar glass y ¡A disfrutar se ha dicho!

¡No puede ser más sencillo y no pueden resultar más ricas!

 

 

¿Lo mejor de estas pastas?

Pues que cambiando el licor podemos hacer pastas con diferentes toques y aromas. ¡Pásate por Migas en la mesa y consulta la receta original y todas las ideas que nos sugiere Ana!

¡Ah! y no te olvides de contarme qué te ha parecido la receta si te decides a hacerla. ¡Ya sabes que tu opinión me importa!

Un beso enorme,

Belén.