Plancha de bizcocho genovés | Cupcakes a Gogó

Hacer una plancha de bizcocho genovés perfecta es más sencillo de lo que crees, y además es que es una de esas recetas básicas e indispensables en el cajón desastre de las recetas de cualquier aficionado a la repostería que se precie.

El bizcocho genovés o genovesa es un bizcocho base de un montón de recetas en repostería, y su principal característica es que entre sus ingredientes no lleva levadura.

Vale, ahora es cuando decís: ¿Un bizcocho perfecto sin levadura?

Sí, y sube que da gusto verlo, porque el aire que necesita para crecer se lo metemos montando bien, pero que muy bien, los huevos.

Es además un bizcocho ligero, ya que no lleva nada de grasas, sólo las que aportan las yemas del huevo, y tiene un sabor y una textura de esas de «bizcocho bizcocho». Sabes a qué me refiero ¿verdad?

La receta que hoy os traigo es infalible, sencilla, sin complicaciones y es mi bizcocho base para un montón de elaboraciones, ya sea en su versión bizcocho para tartas como esta maravilla de tarta Sara, o en la versión plancha o brazo de gitano que hoy os propongo, para rellenar de mil y una ideas o para hacer el típico tronco de navidad.

 

Ingredientes

Para hacer una plancha de bizcocho genovés necesitaremos:

  • 240 gr. de huevos (unos 4 huevos L)
  • 150 gr. azúcar
  • pellizco de sal
  • 150 gr. harina de repostería (floja) tamizada

 

plancha de bizcocho genovés

 

Elaboración tradicional

Comenzamos separando las claras de las yemas y montándolas por separado. Añadimos a las yemas la mitad del azúcar (75 gr.) y montamos y hacemos lo mismo con las claras y el azúcar restante. Una vez tenemos claras y yemas montadas, las juntamos con ayuda de una espátula y movimientos suaves para que la mezcla no pierda aire.

Tamizamos sobre las claras y yemas montadas la harina y la sal y terminamos de envolver y de integrar la masa con movimientos envolventes hasta que nos quede una masa lisa y sin grumos.

Hay quien monta las yemas en un baño María suave (procurando que el agua no llegue a hervir o se nos cuajarían las yemas) para  acelerar el proceso de montado de las yemas, que deben casi triplicar su volumen inicial. Si quieres puedes hacerlo, pero yo las monto sin el baño.

 

Elaboración en Thermomix

Yo suelo hacer esta receta en mi Thermomix, es sencillo y muy limpio y al aplicarle un poco de calor a las yemas a la hora de montarlas dicen que montan mejor, aunque a mi me queda igual de rica la plancha de bizcocho genovés con Thermomix que elaborándola del modo tradicional.

Ponemos la mariposa en el Thermomix y añadimos los huevos enteros y el azúcar. Programamos vel.3’5, cinco minutos, 37º. Una vez finalizado este primer tiempo, volvemos a programar la misma velocidad y el mismo tiempo pero esta vez sin temperatura.

Tamizamos sobre los huevos ya montados la harina y la sal y programamos 10 segundos a velocidad mínima. Finalizado el tiempo terminamos de integrar la masa con ayuda de una espátula.

¡Ojo! En el fondo del vaso de la Thermomix suele quedar harina sin integrar que luego se traducirá en feos pelotones de harina en nuestra plancha de bizcocho, así que si queremos que quede perfecto, no os olvidéis de integrar la masa bien hasta que no haya harina sin integrar.

Una vez tenemos la masa lista la hayamos hecho con un método u otro, precalentamos el horno a 180º y preparamos la bandeja donde hornearemos e¡nuestra plancha de bizcocho genovés.

 

Preparación y horneado de la plancha de bizcocho genovés

Ponemos un hoja de papel de horno sobre la bandeja y ponemos la masa de la genovesa de manera que quede bien extendida y de un modo uniforme por toda la superficie. Yo me ayudo de una espátula, y procuro que la masa quede con un grosor uniforme por toda la bandeja, para conseguir una plancha lo más igualada posible de altura en toda su superficie.

Una vez extendida la masa, golpea un poco la bandeja para que se reparta todavía mejor y nos quede lo más lisa posible.

Hornearemos unos 18-20 minutos a 180º con calor arriba y abajo (si tenéis hornos con ventilador podéis usar esta opción perfectamente) o hasta que veamos que la plancha está ya dorada y lista.

 

Enrollar la plancha de bizcocho genovés

Por supuesto que podemos usar la plancha tal cual sale del horno en tartas de capas, recortando círculos de la plancha con cortadores… pero uno de los usos más interesantes es emplearla como rollo, brazo de gitano relleno.

Para eso es importante que enrollemos la plancha de bizcocho aún caliente sobre un trapo limpio espolvoreado con azúcar glass y dejarlo enfriar sobre una rejilla así enrollado hasta que vayamos a rellenarlo. Si esperamos a enrollarla demasiado y se enfría, ésta se volverá quebradiza y al enrollarla se nos romperá.

¡No me digas que no es fácil de hacer! Y si además le echas un vistazo al vídeo que te he preparado no te va a quedar más remedio que hacerlo… el que avisa no es traidor, y muy pronto te traeré la receta de mi brazo de gitano relleno de crema de queso y mermelada de cerezas casera para que puedas usar la plancha de bizcocho genovés y disfrutar con los tuyos de otra receta  de esas que nos vuelven locos.

¿Te animas?

Un beso enorme, Belén.

 

 

¿Lo quieres hacer de chocolate?

Añade unos 30 gr. de cacao en polvo sin azúcar y tamiza sobre los huevos junto con la harina y la sal y un sobrecito de azúcar vainillado o una cucharadita al gusto de una buena vainilla. No te olvides quitar esos 30 gr. de cacao del peso total de la harina de la receta base para que la receta quede compensada (si ponemos 30 gr. de cacao, pondremos 120 gr. de harina).