Las tortitas tipo pancakes son sin duda uno de esos clásicos en los desayunos y en las meriendas que gustan a pequeños y a más mayores. Hacerlas en casa es sencillo, rápido y el resultado no puede ser mejor. Unos cuantos ingredientes básicos y listas para tomar con nuestro acompañamiento preferido: nata, mermelada, chocolate, caramelo…
Con esta receta sencilla, hasta los niños pueden hacerlas, ya que no vamos a necesitar pesar ni medir líquidos. ¿mirad qué fácil os lo voy a poner para hacer tortitas!

 

Ingredientes para las Tortitas

  • 1 vaso hasta arriba lleno de harina repostería (yo uso la de Gallo roja y blanca).
  • 1 vaso de leche (esta vez no lleno hasta arriba, sólo como si nos lo fuéramos a beber).
  • 2 deditos de aceite de oliva suave del mismo vaso.
  • Una cucharadita de postre de levadura Royal.
  • 1 huevo L.

 

Hacemos las tortitas

Más fácil imposible: ponemos todos los ingredientes en un vaso de batidora, en la Thermomix, o simplemente en un cuenco y batimos con un tenedor o unas varillas. No pasa nada porque nos quede algún grumito, se deshará.

Para formar las tortitas yo uso unas sartenes minis de Tefal, así me quedan todas del mismo tamaño y más gorditas,que es como nos gustan aquí.
Como la masa ya lleva aceite, la echo directamente cuando la sartén está ya caliente, sin untar con mantequilla ni engrasar. Si la sartén es antiadherente no se pegan.

Cuando veamos que empiezan a salirnos burbujitas, como si fuera un bizcocho, le damos la vuelta. Ahí, podéis seguir el método #yovoyaloseguro y darles la vuelta con un tenedor, o atreveros con el método #hoymesientoflex y arriesgaros volteando la tortita en el aire!!!!

Un par de minutillos por cada lado, mientras recogemos el desaguisado que hemos organizado en la cocina volteando la tortita en el aire y¡ listas!

Salen unas 8 tortitas de tamaño mini, y si os sobran, cosa que dudo, las guardáis envueltas en papel de plata en la nevera y al dia siguiente les dáis un golpe de micro y para el desayuno estarán perfectas.

 

tortitas

 

Y ¿con qué nos las comemos?

Ahí vale todo, por supuesto los clásicos nata y caramelo, o nata y chocolate, lemon curd, miel, siropes, mermeladas, e incluso si las hacéis y os sobran, para la cena con trocitos de york, queso mozzarella, orégano y un golpe de horno están de miedo. Lo mejor de todo es que ya habéis visto que no hace falta más que un vaso para tener de referencia y se hacen en un momento.

Un beso enorme y ya me contaréis

Belén.

 

[printfriendly]

Pin It on Pinterest