Cómo hacer la mejor granola casera | Cupcakes a Gogó

 

Vosotros la estabais esperando y yo estaba ansiosa por compartirla con vosotros: la receta de mi granola casera preferida, la mejor granola casera que vas a probar ¡y no es por echarme flores!

 

Beneficios de comer granola casera

La granola es una mezcla de frutos secos, fruta deshidratada y avena y en ocasiones trigo que además de estar deliciosa tiene un montón de beneficios para nuestro organismo.

 

  • Ayuda al correcto funcionamiento de nuestro aparato digestivo debido al aporte de fibra .
  • Reduce el colesterol.
  • Y regula la tensión, ya que los cereales integrales como la avena que usamos para hacer nuestra granola casera, tienen mucho potasio y muy poco sodio

 

Llevo haciendo esta misma receta de granola casera al menos dos años, y no es que la haga pocas veces, no. La hago dos veces a la semana y tenemos que ser comedidos y «controlarnos» o, a parte de que tendría que hacerla más a menudo estaríamos redondos como balones. No es una receta light precisamente, sana sí, ligera… va a ser que no.

Así que además de traeros la receta quiero compartir los trucos que mejor me funcionan para conseguir que quede rica, equilibrada y  absolutamente perfecta.

 

INGREDIENTES

Distinguiremos los ingredientes que VAN AL HORNO

  • 200 gr. copos de avena
  • 75 gr. semillas variadas (lino, girasol, amapola, calabaza…). Yo compro unas mezclas que vienen ya hechas.
  • 50 gr. aceite de oliva (lo prefiero suave)
  • pizca de sal
  • 60 gr. azúcar moreno o panela
  • una cucharadita de postre de canela en polvo
  • 120 gr. miel (me gusta la de naranjo, pero podéis poner la que más os guste a vosotros)
  • un puñadito de cubitos de almendra cruda (lo venden en «Mercadona»).Si la almendra fuera tostada la añadiríamos después de hornear.

Y los ingredientes que añadimos DESPUÉS DE HORNEAR

  • 100 gr. avellanas tostadas
  • 150 gr. fruta variada deshidratada (plátano, pasas, ciruelas, arándanos, orejones, papaya…)
  • 60 gr. de cubitos de coco deshidratado

 

granola casera

 

Lo primero que hacemos es mezclar en un bol todos los ingredientes que vamos a hornear e integrar bien con la ayuda de una espátula.

La cantidad de miel podéis variarla: con la cantidad que yo os aconsejo la granola no queda apelmazada ni en «pelotones». Si os gusta apelotonada, más compacta, añadidle más miel.

Una vez que tenemos todo bien integrado, disponemos la mezcla sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear, repartimos uniformemente por toda la superficie de la bandeja y metemos al horno precalentado a 180º durante unos 15 minutos, o hasta que veamos que adquiere ese precioso tono dorado. ¡Ojo, que no se os dore demasiado!

Es conveniente darle un par de «meneos» para que la granola se dore por igual por todos los lados. Yo abro el horno un par de veces cada 5 minutos y la muevo con la ayuda de una cuchara de madera o de una espátula.

Una vez tenemos la granola dorada, la sacamos del horno y es entonces cuando añadimos el resto de ingredientes: coco, frutas deshidratadas, avellanas tostadas…

 

granola paso a paso

 

Trucos

¿Por qué mezclo los ingredientes en dos veces? Porque de lo contrario los frutos secos y la fruta deshidratada se hacen de más en el horno y pierden textura y aroma, llegando a veces incluso a quemarse. Como norma la fruta deshidratada y los frutos secos YA tostados se añaden después.

Puedes hacer la granola como prefieras lo único que es importante para mí es respetar  las cantidades de los ingredientes que no van al horno y luego ya, podemos echar la imaginación a volar e ir variando los otros ingredientes según lo que nos apetezca o lo que tengamos por casa.

De los cubitos de almendra podemos prescindir, pero a mi el toque de la almendra me gusta. Lo que para mí es imprescindible para que tengamos un sabor fantástico es el coco y las avellanas.

¿Os gusta el chocolate? ¡Lo sabía! Deja enfriar la granola casera y añádele nibs de cacao puro o pepitas de chocolate, o simplemente ralla un poco de tu chocolate preferido sobre la granola.

 

granola casera

 

Probad con mango deshidratado, jengibre… y por supuesto a la hora de comerla que no os falten las mezclas con fruta fresca: fresas, trocitos de melocotón, manzana…

¿Mi forma preferida de tomarla? Sin dudarlo con fresas frescas y yogurt.

Pero con leche fresca o poniendo un par de cucharaditas de granola en el café o en el té con leche es una de mis meriendas preferidas.

Espero que os animéis a hacerla y que me contéis cuáles son vuestras mezclas preferidas.

Un beso enoooorme, Belén.

 

¿Te has quedado con ganas de más granola? Pues esta receta de granola casera con naranja deshidratada es una verdadera delicia. Aprende a deshidratar frutas y verduras y úsalas de mil maneras en tus recetas con todo lo que te cuento en este interesantísimo post.

 

granola casera