Empanadillas caseras | Cupcakes a Gogó

 

Hoy quiero compartir una receta muy especial para mi: empanadillas caseras del viejo recetario. Una de esas recetas de siempre, de las de «harina la que admita» y «a ojo», de las que huelen a viejuno y saben a gloria.

Una receta súper especial porque creo que además es uno de mis primeros recuerdos en la cocina. Recuerdo a mi madre delante de la encimera de la cocina, cortando con la ruedecilla los bordes de las empanadillas que iba formando y me veo a mí jugando con los recortes y horneando los palitos y figuritas que hacía con ellos.

Así que vamos con la receta que os aseguro que vais a hacer una y mil veces.

 

Masa empanadillas (unas dos docenas)

  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 2 vasos de agua
  • 1 cuchara de postre de sal
  • 1 cucharada sopera de vinagre
  • 800 gr. harina floja (la que usamos para bizcochos y madalenas)

 

empanadillas caseras

 

Por supuesto el modo más sencillo es meter todos los ingredientes en un robot o amasadora y amasar un poco hasta  conseguir una masa lisa y homogénea, pero vamos a hacerlas con tiempo, con mimo y con mucho cariño… como las hacíamos mi madre y yo.

En un bol o cuenco grande pon todos los ingredientes menos la harina, integra un poquito y comienza a añadir la harina. Como al principio la masa resulta pegajosa, yo siempre prefiero hacer este primer integrado de los ingredientes con ayuda de una espátula y en un bol. Una vez voy añadiendo la harina y la masa va resultando menos pegajosa, la vuelco en la mesada y empiezo a trabajar con las manos.

Termina de añadir toda la harina (puede que según la harina que uses admita algo más o algo menos) y no amases demasiado. Te quedará una masa húmeda y blandita pero que no se pega a la superficie de trabajo y apenas a tus manos.

¡Masa de empanadillas caseras lista!

Deja reposar un poco la masa envuelta en un paño o en film en la nevera y mientras ponte al lío con el relleno.

 

Para el relleno

El relleno en mi casa era siempre de lo mismo y es que aunque hay rellenos riquísimos éste es sin duda el que más nos gusta.

  • dos latas de atún en aceite escurridas
  • dos huevos duros
  • sal
  • pimientos de piquillo o pimientos asados en tiritas
  • piñones
  • salsa de tomate casera

 

Con estas cantidades yo tengo para rellenar unas 8 empanadillas, pero he de decirte que en casa como nos gusta tanto la masa, preferimos no poner mucho relleno. Si te gustan con mucho pisto puede que tengas que hacer más cantidad para rellenar las 8 empanadillas.

De todos modos el relleno se hace un poco a ojo, ve añadiendo los ingredientes en la proporción que más te guste, procurando que no te quede demasiado líquido o se saldrá al hornear. Así que no te pases poniendo mucha salsa de tomate.

 

Rellenamos las empanadillas caseras

Coge una porción de masa de unos 100 gr. espolvorea con un poco de harina la superficie de trabajo ( aunque ya verás que al ser una masa muy grasa apenas se pega) y con la ayuda de un rodillo estira la masa finita con forma más o menos de círculo.

Pon un poco de relleno en el centro, cierra la empanadilla, corta el exceso de masa con una puntilla o con una ruedecita y aprieta y sella bien los bordes para evitar que el relleno se nos salga en el horno.

Puedes ayudarte de un molde de esos especiales para hacer empanadillas, pero son un trasto y yo creo que no valen mucho la pena, de hecho yo tengo y ¡no sé ni dónde están!

Una vez formadas sólo nos queda pincelarlas con huevo batido y hornear a unos 180º hasta que las veas así de doradas y bonitas.

 

empanadillas caseras

 

Trucos y consejos

  1. Si quieres hacer otra receta de empanadillas prueba a poner la misma cantidad de aceite que de vino blanco, sal y harina la que admita. Te quedará una masa más hojaldrada.
  2. Como siempre usa ingredientes de calidad, no escatimes en la calidad del aceite de oliva, le da un sabor y un toque a la masa muy especial.
  3. ¿No te gusta el vinagre? No te preocupes no va a saber a vinagre nada de nada.
  4. Sale cantidad de masa de sobra para hacer dos docenas de empanadillas caseras hermosas. Puedes hacerlas todas o reservar la masa que te sobre para hacer una empanada grande o congelarla y hacer en otra ocasión. Si no quieres tanta masa ya sabes: ¡haz la mitad!
  5. Y sí ¡has leído bien! Con esta misma masa podrás hacer unas empanadas de escándalo también.
  6. ¿Quieres congelar la masa que te ha sobrado? Congélala sin problema y sácala cuando quieras hacer empanadillas otra vez.
  7. Ideas de relleno típicas por Valencia: de habas, ajitos y morcilla, de coliflor con longaniza, de espinacas con piñones…

 

¡Espero que te guste la receta de las empanadillas caseras tanto como a mí! Yo me quedo aquí esperando vuestros comentarios y recordando aquellos maravillosos días de la Belén niña que no se imaginaba que algún día compartiría con tanta gente las recetas de mamá.

Y si te apetece te dejo aquí otra receta de empanadillas del viejo recetario de mi madre pero esta vez dulces!

 

Un beso, Belén.