Este flan de fruta de la pasión no te va a dejar indiferente. Por su sabor, por su textura y por lo sencillísimo que es de hacer.

Esta vez voy a utilizar para hacer la receta mi nueva olla de cocción lenta. La tengo desde hace tiempo, pero como casi todo en esta vida necesita de su tiempo para pèrderle el miedo y lanzarte a hacer tus menús con la cocción lenta y todos sus beneficios que no son pocos: potencia los sabores, conserva los jugos de la cocción de carnes y verduras sin evaporarse y conseguimos texturas difíciles de obtener con otros métodos de cocción, como en el caso del flan de fruta de la pasión.

Es verdad que hay que organizarse, no es cuestión de encender la olla y tener la comida lista en unos minutos, pero la olla hace el trabajo por nosotros y podemos hasta programarla para que trabaje mientras dormimos o estamos fuera de casa. A mi lo de organizarme es lo que más me ha costado, y lo reconozco. Pero cada vez son más recetas las que preparo en mi crockpot: carnes súper tiernas, flanes y legumbres son mis platos estrella a la hora de cocinarlos en mi olla lenta.

 

Flan de fruta de la pasión (3 flanes)

  • 4 maracuyás (fruta de la pasión)
  • 50 gr. de leche condensada
  • 50 gr. de leche entera
  • 2 tsp de pasta concentrada de fruta de la pasión
  • 2 huevos (XL en mi caso)
  • caramelo para las flaneras

 

flan maracuyá

 

Es tan sencillo como sacarle la pulpa a los maracuyás y triturar junto al resto de los ingredientes. en el caso de la pasta de fruta de la pasión, podemos usarla si la tenemos (potenciará el sabor y el color de los flanes) o podemos obviarla. Una vez triturados todos los ingredientes los colaremos para desechar las pepitas negras del maracuyá.

Caramelizamos unas flaneras con caramelo hecho en casa (con poco de azúcar y unas gotitas de limón a fuego lento y sin remover, obtendremos un caramelo fluido y dorado perfecto para nuestros flanes) o comprado si vamos con prisas y rellenamos con la mezcla de flan que hemos preparado y colado.

¡Y ahora es cuando entra en acción mi crockpot! Ponemos unos dos dedos de agua en la olla y tapamos los flanes con papel de aluminio. Ten cuidado a la hora de tapar las flaneras y procura que el papel de plata no entre en contacto con el agua, ya que por capilaridad puede entrar agua en los flanes. Programamos alta temperatura y dejamos que la olla y el baño María hagan su labor. A partir de la hora y media más o menos (yo los tuve dos horas y pico al final) iremos comprobando si nuestros flanes están cuajados. Recuerda que para que la textura sea espectacular no deben quedar secos por completo, ya que al enfriarse seguirán cuajando.

 

¿No tienes olla lenta?

¡No pasa nada! No te quedes sin hacer tus flanes de fruta de la pasión. Haz todo exactamente igual y mete los flanes al baño María en el horno convencional, unos 45 minutos según el tamaño. ¡Te quedarán riquísimos!

 

 

Presentación

Sírvelos con nata, con una crema inglesa, unas frambuesas frescas… y disfruta de un sabor y una textura inigualables. ¡Si eres flanero, te van a encantar!

¡No me lo puedo creer! ¿Hay cosas que no te han quedado claras? Pues vamos con un vídeo paso a paso porque ¡este flan tú lo haces sí o sí!

 

 

Pin It on Pinterest