No hay nada más rico que una mousse de chocolate y si además es una mousse perfecta y facilísima de hacer, entonces ya «la cosa va para nota».

 

Un postre delicioso de orígenes inciertos

La mousse de chocolate es una receta francesa de la que no se tiene clara certeza sobre su origen: parece ser que allá por el s. XVII aparece nombrada por primera vez por el escritor culinario (el influencer de la época) Menon. Pero es en el año1820 cuando aparece oficialmente en el libro Le cuisiner royal de Viard. Así que si has leído alguna vez que su creador fue el genio impresionista Toulouse Lautrec, ya sabes que el famoso pintor ya debía haber visto por algún sitio la recetilla y decidió deleitar con ella a muchos de sus amigos.

Recetas hay muchas: con nata, sin nata, con o sin azúcar, de chocolate puro, blanco, con leche… Lo que casi todas las recetas llevan son huevos y por supuesto huevos bien frescos y de gran calidad, ya que no vamos a cocinarlos.

La receta que os propongo no lleva nata, leche ni mantequilla, así que es perfecta para los intolerantes a la lactosa.

No lleva casi azúcar, yo le pongo apenas unos gramos porque en casa somos muy de dulce, pero si la prefieres sin azúcar no dudes en quitársela a la receta que te traigo.

Si has tenido problemas con otras recetas porque no te quedan con cuerpo, o te resultan demasiado blandurrias, te doy el truco: una hoja de gelatina!

 

La receta de la mousse de chocolate perfecta para tres personas

  • 100 gr. chocolate de cobertura
  • Si quieres 30 gr. azúcar (10 gr. por yema de huevo)
  • 3 huevos
  • pizca de albúmina (opcional)
  • 1 hoja de gelatina

 

Comenzamos derritiendo a golpes de microondas el chocolate. Mientras podemos ir poniendo en remojo para que se hidrate la hoja de gelatina.

Separamos las claras de las yemas. Lo primero que haremos será montar las claras. Para que nos quede un  merengazo podemos añadirle a las claras una puntita de albúmina o una pizca de sal, y aunque ninguna de las dos cosas son imprescindibles, es uno de los trucos que yo uso para conseguir una mousse de chocolate perfecta y riquísima. Reservamos.

Vamos ahora a por las yemas! Debemos darles un minigolpe de microondas, solo para que se templen y conseguir que la gelatina hidratada se diluya perfectamente en ellas. Recuerda: ¡un golpe súper corto o se cuajarán las yemas y ya no nos servirán! Diluimos la gelatina en las yemas y añadimos la mezcla sobre el chocolate que tendremos derretido pero algo ya templado. Integramos bien la mezcla.

¡Ya estamos acabando! Pero ahora viene el momento que a muchas tanto miedo nos da: mezclar el merengue con la mezcla de chocolate y yemas. ¡No tengas miedo! esa hojita de gelatina que le hemos puesto va a ayudar a que nuestra mousse coja cuerpo y no nos quede ni líquida ni blanda. Solo debes ir incorporando poco a poco cucharadas de merengue e ir integrándolo con movimientos suaves y envolventes (como cuando hacemos macarons ,,,))) hasta acabar por incorporarlo todo.

Disponemos la mezcla en los vasito o copas donde queramos presentarlos y a la nevera durante un par de horas para que cojan cuerpo. ¡No hay más secreto!

Y por si no te crees que hacer una mousse de chocolate sea algo tan fácil… ¡Dentro vídeo!

 

 

Recuerda los trucos

  • Ingredientes a temperatura ambiente.
  • Pizca de sal o de albúmina para montar las claras.
  • Si quieres ponle azúcar, si no quieres añadírselo no pasa nada!
  • Añade una hoja de gelatina para darle cuerpo a la mousse y asegurarte una consistencia perfecta.
  • ¡Ojo al calentar las yemas en el microondas! apenas unos segundos serán suficientes para que queden templadas y la gelatina ya hidratada se diluya en ellas sin problema. ¡No pueden cuajarse!
  • Dobla o multiplica ingredientes sin problema según el número de comensales que tengas.

 

¡Te tiene que salir a la primera! ¡A Dios pongo por testigo de que te saldrá perfecta y riquísima en el primer intento! #momentoscarlett

Remate perfecto de nuestra mousse de chocolate

Decora con un poco de chocolate rallado por encima, de virutas o de fideos de chocolate, con frambuesas, nata o con un poco de merengue. ¡Cualquier opción va a quedarte genial!

Estoy deseando ver vuestras mousses listas y que me digáis qué os ha parecido la receta.

Con todo mi cariño como siempre,

 

Belén.

 

Pin It on Pinterest