Si eres un adicto a las galletas de mantequilla has llegado al lugar correcto en el momento exacto, y es que las petits beurre son una de esas recetas que vas a guardar para siempre y que vas a repetir una y otra vez.

¿Por qué conformarte con recetas de galletas de mantequilla sosas, arenosas, duras y con mil complicaciones a la hora de elaborarlas? ¿Por qué no pasarte por fin a una receta auténtica, rápida, sencilla y llena de sabor a mantequilla de verdad?

 

Un poco de historia

El origen de estas deliciosas galletas doradas de mantequilla sin las que Francia no sería la misma (¡y no exagero!) se remonta a 1886 y hasta la preciosa ciudad de Nantes, cuando el pastelero Louis Lefèvre las elaboró por primera vez. Poco después y al casarse con Mademoiselle Utile, decide estampar en un gesto romántico las iniciales de ambos, LU, surgiendo las galletas que desde entonces hasta nuestros días se han hecho famosas en todo el mundo: Petit Beurre LU o Véritable Petit Beurre.

Las petits beurre originales miden 65 mm. de largo, 54 mm. de ancho, y 6.5 mm de grosor, y una galleta pesa 8,33 gr. Pero bueno nosotros no vamos a ser tan exactos y con cualquier molde cuadrado o rectangular de galletas nos van a quedar perfectas e igual de ricas.

Desde entonces han surgido recetas a montones intentando imitar a las originales con su color dorado, su forma cuadrada y sus bordes ondulados, y esta receta que hoy os traigo es una de las mejores que yo he probado ¡así que vamos a ello!

 

Ingredientes para unas 12 Petits beurre

  • 100 gr. de harina
  • 40 gr. de mantequilla semi salada
  • 40 gr. de azúcar glass
  • 1 gr. de levadura química (baking powder)
  • 20 gr. de agua
  • un chorrito de vainilla

Como siempre y para garantizar el éxito de la receta cuida la calidad de los ingredientes desde el principio. Una mantequilla de calidad va a ser sin duda el secreto para que tus petits beurre queden deliciosas, si no encuentras mantequilla semi salada puedes sustituirla por mantequilla normal y añadir a tu receta una pizca de sal.

 

petits beurre

 

Preparamos las petits beurre

Comenzaremos poniendo en un cazo al fuego la mantequilla, el azúcar y el agua. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego para que se temple durante unos 15 minutos. Removemos de vez en cuando para evitar que se forme en la superficie una especie de película blanca.

Tamizamos la harina y la levadura y las añadimos a la mezcla de agua, mantequilla y azúcar ya templada. Mezclamos con ayuda de una cuchara de madera y una vez integrados todos los ingredientes le damos un pequeño amasado a mano. NO es necesario usar amasadora ni procesadores. Es una masa súper agradable de trabajar y a mano vais a tenerla lista en un par de minutos. Nos quedará una masa brillante y flexible. Sólo nos falta envolverla en papel film y dejarla reposar en la nevera durante un par de horas antes de utilizarla.

Enharinamos un poco la superficie de trabajo donde vayamos a estirar y a formar las petits beurre y con ayuda de un rodillo, de unos niveles para que nos queden del mismo grosor  y de un cortador de galletas vamos, formando nuestras piezas poco a poco.

Recuerda que deben quedar crujientes y deshacerse en la boca, así que no las hagas demasiado gruesas. Yo suelo estirarlas de unos 3 mm. de grosor.

Disponemos las galletas de mantequilla en una bandeja de horno (forrada con un teflón, sillas o papel de hornear) y horneamos unos 12 minutos a 180º o hasta que veamos que nuestras petits beurre empiezan a dorarse por los bordes pero aún están blanquitas en la parte central.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y ¡listas!

 

petits beurre

 

Conservación: reglas de oro para que aguanten perfectas

Para que nuestras galletas, ya sean las petits beurre que os traigo hoy, o cualquier otra galleta seca y crujiente que hagáis en casa hay varias reglas de oro:

  1. Nunca metas las galletas en una caja, tupen o plástico antes de que se hayan enfriado por completo, de lo contrario la humedad que desprendan durante el enfriado las arruinará.
  2. Sácalas del horno y deja que se enfríen sobre una rejilla elevada para que el aire circule por todos lados.
  3. Para que se conserven crujientes durante mucho tiempo mételas en una caja de metal que no sea hermética, y si vas a hacer muchas galletas, pon entre capa y capa de galletas una hoja de papel sulfurado o absorbente.
  4. Guárdalas en un lugar seco y oscuro.
  5. ¡Y disfruta de tus petits beurre mucho más tiempo!

 

Si eres un loco de las galletas de mantequilla, esta receta te va a encantar, así que espero tus opiniones cuando las pruebas aquí en los comentarios del blog o en cualquiera de mis redes sociales, aunque ya sabes que en Instagram me tienes a tope!

¿te has quedado con ganas de más recetas de galletas? Estas deliciosas crinkles de red Velvet o estas monerías decoradas con sellos ¡te van a encantar!

Un beso enorme, Belén.

 

Pin It on Pinterest