Esta receta de tarta de higos te va a acompañar… Te va a acompañar en las tardes de otoño que en nada se nos echará encima, en las sobremesas largas de fin de semana, en las celebraciones más familiares del invierno con un café con leche calentito, en las tardes de tormentas que se llevarán definitivamente el verano. No es una tarta de higos cualquiera, es ¡la tarta de higos más rica, bonita y sabrosa que has probado!

¿Te acuerdas de la tarta de peras caramelizadas del año pasado? Pues este año te traigo otra de esas tartas que tanto me gustan: tartas rústicas, con sabores de siempre y que no te van a dejar en la estacada.

Y es que, ¿no me digas que mi tarta de higos no es sencillamente maravillosa?

 

tarta de higos

 

Para prepararla vamos a dividir la elaboración en tres fases: el bizcocho de nueces y vainilla, la crema tipo frangipane de relleno y el merengue de panela que la recubre. Además vamos a usar mermelada, pero ese paso me lo salto ya que podéis consultar aquí mismo en mi blog la receta de mermelada de higos.

 

Ingredientes bizcocho de nueces (molde de 15 cm)

Quizás conozcas ya esta receta si hiciste mi taller online de Cupcakes para comer. Si no la conoces te la traigo hoy en formato tarta. Es la receta que yo uso para hacer los cupcakes básicos y te aseguro que quien la prueba cae rendido. Lo mismo para cupcakes que para bizcochos es un acierto seguro, y para nuestra tarta de higos es la opción perfecta. A la receta básica que suelo usar lo único que he hecho ha sido añadirle las nueces y ¡listo!

Antes de que te metas en harina con la tarta de higos te tengo que contar una cosilla: yo he horneado el bizcocho en un molde PME de 15 cm de diámetro y 10 cm de alto, pero la próxima vez que haga la tarta lo haré en tres moldes de layer cake. A parte de que se tarda menos en hornearlos, y ya están los pisos formados sin tener que cortar los discos, me da la sensación de que al estar menos rato en el horno queda más jugoso aún.

 

  • 200 gr. harina tipo “bizcochona” o leudante (ya lleva incorporada la levadura química que necesita)
  • 240 gr. de azúcar
  • 160 gr. aceite de oliva suave (puedes poner aceite de girasol)
  • Un par de cucharaditas de vainilla si os gusta el sabor o un sobre de azúcar vainillado
  • 4 huevos L
  • 40 gr. de leche
  • 100 gr. nueces un poco troceadas

 

Comenzaremos batiendo con unas simples varillas de mano los huevos con el azúcar hasta que espumen y blanqueen un poquito. Añadimos el aceite de oliva y la vainilla si se quiere, y seguimos integrando.

Por último incorporamos tamizando la harina sobre la mezcla, el chorrito de leche y las nueces un poquito troceadas para que no pesen mucho y no se vayan todas al fondo (éste es otro de los motivos por lo que prefiero usar moldes bajos de layer cake que el molde único de 10 cm. de alto).

Con el horno ya precalentado hornearemos a 175º con calor arriba y abajo hasta que al pinchar el bizcocho con una brocheta o tester, salga limpio, no seco del todo, pero sí limpio.

Es un bizcocho muy sencillo y agradecido, pero como en todas las cosas es importante acertar el punto. Por eso insisto: la brocheta debe salir limpia, sin restos de masa cruda, pero si esperáis a que salga seca y sin rastro de humedad, el bizcocho quedará seco y pasado de tiempo. Pensad que al sacarlo del horno, durante el reposo en el molde, aún se hace un poco más.

Desmoldamos ya en frío y reservamos hasta el momento del montaje de nuestra tarta de higos.

 

Desmoldado perfecto

¿Quieres mi truco para que el desmoldado sea perfecto y sin dolores de cabeza?

Forra la base del molde que vayas usar con teflón recortado justo de la medida de la base. Yo uso los teflones que se van quedando viejos y manchados de hacer macarons. Pon un poco de aceite en las paredes del molde y luego harina, la justa que se quede pegada al aceite, una capa muy fina. ¡Molde preparado para hornear!

 

forrar moldes

 

La crema frangipane para el relleno

 

  • 2 yemas
  • 250 gr. de leche
  • 20 gr. de harina de maíz
  • 50 gr. de azúcar
  • un sobrecito de azúcar vainillado
  • 35 gr. de mantequilla
  • 50 gr. almendra molida

 

Comenzaremos haciendo una crema pastelera. Puedes ver aquí cómo hago mi crema pastelera perfecta y qué fácil es de hacer.

Una vez tenemos la crema pastelera lista y templada, añadiremos la mantequilla en pomada y la almendra, e integraremos bien con la ayuda de unas varillas hasta obtener una crema bastante densa y homogénea, perfecta para usar como relleno de nuestra tarta de higos. Reservamos.

 

Merengue de panela

Por supuesto que puedes cubrir la tarta de higos con tu receta de merengue preferida, pero te propongo una cosa diferente: usa panela o algún azúcar intregral (moscobado, demerara…) para hacer el merengue y ¡verás el colorcito y el sabor que le da!

Para cubrir la tarta necesitaremos:

  • 100 gr. de claras
  • 150 gr. de panela

 

Disuelve en un cazo las claras y la panela y pon a fuego muy suave SIN parar de remover (o al baño María para asegurarte de que no cuajen las claras), hasta que la panela esté disuelta por completo (si usas un termómetro lleva la mezcla hasta los 60º-65º C).

Vierte la mezcla de claras y panela en el bol de tu batidora y bate como si no hubiera mañana a máxima velocidad hasta que el merengue esté frío por completo y bien, pero bien firme.

 

merengue de panela

 

¿Lo tenemos todo claro? ¡Pues vamos allá con el montaje de la tarta de higos!

Si habéis optado por hornear en un solo molde cortad el bizcocho en tres pisos. Sobre cada piso pondremos una capa discreta de mermelada de higos y una muy generosa de crema frangipane. Terminamos con un piso de bizcocho. Cubriremos la tarta con el merengue de panela. Podéis poner la cantidad de merengue que queráis, yo he optado por poner una capa no demasiado gruesa con la ayuda de una espátula y en plan rústico.

Decorad y rematad la tarta con higos cortados en cuartos y algo de “verde”.

No vais a poder conteneros… los lagrimones se os van a a escapar irremediablemente. ¡A mi también me pasó! ;;;)))

 

tarta de higos

 

TRUCOS DEL ALMENDRUCO

¿Queréis darle otra vuelta a la crema de relleno? Sustituid las almendras por nueces.

¿Os gusta el sabor tostadito del merengue quemado? Dadle un golpe de soplete.

Antes de servirla y para que se asiente dejadla un par de horas en la nevera, será mucho más sencillo cortarla y servirla.

Usad un cuchillo afilado de sierra para cortar las porciones, o de lo contrario si tropezáis con una nuez será complicado cortarla sin que se rompa la porción.

Lo sé, la entrada ha quedado un pelín larga, pero o aseguro que el recetón lo merece.

Ya estoy deseando ver vuestras tartas de higos y que me deis vuestra opinión, así que si la hacéis ¡decídmelo! Y si sois instagramers recordad etiquetar a @cupcakesagogo para que yo pueda verla y por supuesto comentarla.

Un beso enorme, feliz vuelta al cole y por favor… ¡seguid por aquí conmigo también durante este curso!

Belén

 

Pin It on Pinterest