Las tejas y cigarrillos de Tolosa son una elaboración tan sencilla como famosa, y ya sea como pastas de té o como  base para presentar helados, mousses o gelatinas es uno de esos básicos que debes guardar en tu recetario y aprender a hacer sí o sí.

Hoy vamos a aprender a hacer dos recetas: la receta básica con almendras laminadas y un toque cítrico, y otra de tejas de chocolate y nueces pecanas que personalmente me tiene enamorada.

 

Ingredientes para unas 12 tejas según tamaño

  • 90 gr. de azúcar glass
  • 2 claras de huevo
  • 60 gr. harina
  • 50 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • Almendra laminada
  • ralladura de naranja (opcional)

 

Comenzaremos tamizando el azúcar y batiéndolo junto con la mantequilla hasta que blanquee.  Unas simples varillas manuales serán suficiente para hacer esta receta de principio a fin. Una vez bien cremada la mantequilla con el glass añadiremos las claras de huevo (unos 60 gr.). Mezclamos enérgicamente hasta que todo quede homogéneo e integrado.

Es el momento de añadir la harina previamente tamizada y, si queremos darle un toque cítrico a nuestras tejas, le añadiremos ahora un poco de ralladura de naranja a la masa. Nos debe quedar una masa densa y blandita, como una papilla espesa.

Precalentamos el horno a 180º y forramos una bandeja de horno con papel o teflón. Con ayuda de una cuchara, disponemos un poco de la masa en la bandeja y con el dorso de la cuchara y movimientos circulares iremos extendiendo la masa hasta conseguir unos círculos finos de masa de unos 8 cm. de diámetro (según el tamaño que queramos conseguir). Para finalizar, espolvoreamos con almendra laminada y ¡tejas listas para hornear!

Introducimos las tejas en el horno y horneamos durante unos 15 minutos. Veremos que los bordes empiezan a dorarse y que el centro queda con menos color. Es el momento de sacar las tejas del horno.

 

Dar forma a las tejas

Para darles su particular forma curva, pondremos la teja recién salida del horno sobre un rodillo o elemento cilíndrico para que coja su característica forma. Debemos realizar esta operación con rapidez y mientras las tejas aún están calientes y elásticas, ya que de lo contrario al intentar curvarlas se nos romperán.

Yo lo que hago es ir sacando las tejas de una en una del horno. Las demás siguen dentro del horno, ya sin temperatura. pero lo suficientemente calentitas para que no pierdan la elasticidad y pueda curvarlas sin problema.

¡Al enfriarse quedarán tan preciosas y crujientes como las mías!

 

Tejas de Tolosa

 

Tejas de chocolate y pecanas

¿Que te gusta más el chocolate que a un tonto una tiza? Pues apunta: sustituye una cucharada sopera colmada de la harina de la receta básica por una de cacao en polvo sin azúcar y tamiza y añádelo junto con la harina. Prueba además a darle un toque diferente picando unas cuantas nueces pecanas y espolvoreándolas sobre las tejas antes de hornear. El resultado va a ser espectacular ¡Ya lo estás viendo!

Consérvalas en una lata en un lugar bien seco y oscuro y disfruta de esta receta como prefieras: ¡con unas bolas de helado van a ser la sensación este verano en mi casa!

¿Quieres ver un vídeo de cómo las hago? ¡Pues dentro vídeo!

 

 

Y por cierto… con esta receta taaaan rica me despido de vosotros hasta después de verano. Podéis seguir viendo lo que hago este verano en Instagram @cupcakesagogo y por supuesto si no quieres parar de aprender cosas nuevas y de hornear te dejo unas cuantas ideas para que sigas haciendo lo que más nos gusta: ¡trastear en la cocina!

 

Un beso enorme y muy feliz verano, Belén.

Pin It on Pinterest