¿Te acuerdas de la plancha de bizcocho genovés que hicimos hace poco? Pues con esa plancha, una mermelada casera de cerezas y mi crema de mascarpone favorita he hecho este tremendo brazo de gitano de cerezas y mascarpone que te va a hacer salir por la puerta grande más de una vez ¡Y de dos!

Una vez tenemos lista nuestra plancha de bizcocho y ya se ha enfriado, toca rellenarla ¿no? De trufa, de nata, de crema pastelera, de fruta, rellenos salados… Cualquier opción queda perfecta y resultona, y la crema de mascarpone y la mermelada de cerezas casera es una opción que siempre va a quedar genial.

 

Mermelada de cerezas

Hacer mermelada en casa es la cosa más sencilla que hay. Yo suelo hacer muchas veces en casa, ya sea con mi versión mermelada exprés en tres minutos o del modo más tradicional.

Ingredientes

  • Cerezas (pesadas ya sin hueso)
  • la mitad del peso de las cerezas de azúcar
  • un buen chorro de zumo de limón

Yo suelo hacer medio kilo de cerezas, así que pongo 250 gr. de azúcar.

Ponemos en un cazo las cerezas deshuesadas y limpias junto con el azúcar y el zumo de limón. Podemos dejarlo reposar un par de horas para que vaya soltando jugo, o si vamos con prisa podemos poner el cazo directamente al fuego.

Llevamos a ebullición las cerezas y cuando hiervan bajamos el fuego y cocemos unos 25-30 minutos.

Si vemos que mientras hierve sale algo de espuma, vamos desespumando la mermelada poco a poco.

Pasados los 25-30 minutos, nuestra mermelada estará hecha, solo tenemos que probarla de consistencia. A mi personalmente me gusta que quede densa, así que suelo tener la mermelada los 30 minutos e incluso alguno más de regalo.

Yo no la trituro, me gusta ver las cerezas prácticamente enteras en la mermelada, pero podéis triturarla a vuestro gusto para dejarla fina y sin tropezones.

Para saber si nuestra mermelada está en su punto o no, hay un modo muy sencillo de saberlo: yo pongo una cucharadita de mermelada en un platito y lo meto un par de minutos en el congelador para que la mermelada se enfríe rápidamente y ver, ya fría, su textura y consistencia. Si la veis muy fluida para vuestro gusto, dejadla cociendo un poco más.

 

brazo gitano cerezas y mascarpone

 

Crema mascarpone

La receta de crema mascarpone no puede ser más fácil. Yo uso nata para montar (ya sabéis que tiene un porcentaje mayor de materia grasa que la nata para cocinar), pero podéis usar natas vegetales.

Personalmente no me gustan mucho las natas vegetales, pero reconozco que montan que da gusto y no se bajan fácilmente, así que si hace calor o tengo que transportar el brazo de gitano a algún sitio y va a llevar un poco de trajín, a veces he de reconocer que son el aliado perfecto.

Sólo una recomendación en el caso de que uséis nata vegetal: quitadle un poquito de azúcar a la receta porque suelen llevar algo de azúcar añadida entre sus ingredientes y quedan algo dulzonas.

Y otro truco más: tanto la nata, el queso, como todos los utensilios que vayamos a utilizar para hacer nuestra crema deben estar bien fríos.

Ingredientes crema mascarpone

  • 250 gr. nata para montar
  • 250 gr. queso mascarpone
  • 75 gr. azúcar glass
  • un poquito de vainilla si os gusta

 

nata montada

 

Comenzamos batiendo muy bien el mascarpone con el azúcar glass previamente tamizado y la vainilla, hasta que tengamos una crema lisa y homogénea. Una vez lista esta crema añadimos la nata bien fría y montamos con las varillas hasta conseguir la consistencia que buscamos: firme y perfecta para rellenar nuestro brazo de gitano.

¡Ojo con sobrebatir! la nata comenzará a soltar suero y nos arruinará la crema.

 

Montaje del brazo de gitano

Tan sencillo como estirar la plancha de bizcocho que habíamos guardado bien enrolladita, y extender sobre ella primero la mermelada de cerezas y después la crema de mascarpone. No abuséis a la hora de poner relleno, o enrollar la plancha será una tarea complicada y se nos saldrá todo al ir cerrando el brazo.

Para esta receta en concreto me gusta darle un toque de alegría, y emborracho un poco la plancha con ayuda de un pincel antes de rellenarla, con un buen licor de cerezas.

Si no quieres usar alcohol y como a mi te gustan los bizcochos jugositos, emborráchalo con un almíbar ligero como éste de la tarta Sara.

Una vez formado el brazo de gitano de cerezas y mascarpone, déjalo reposando en la nevera con el cierre hacia la parta de abajo unas horas en la nevera para que se asiente y al cortarlo quede tan perfecto y maravilloso como éste…

 

brazo gitano cerezas y mascarpone

 

Espolvorea un poquito con azúcar glass y disfruta de una receta clásica pero llena de matices y con un increíble sabor.

¿Quieres un consejo? ¡No le quites el licor de cerezas para emborracharlo! ¡Jajajajajaja!

Un beso enorme, Belén.

 

Pin It on Pinterest