Mochis: receta infalible | Cupcakes a Gogó

¿Habéis probado alguna vez los mochis?

El mochi ( もち) es un pastel japonés hecho de mochigome, un pequeño grano de arroz glutinoso. El arroz se machaca hasta convertirlo en una pasta y se moldea con la forma deseada. En Japón se hace tradicionalmente en una ceremonia llamada mochitsuki y, aunque se come durante todo el año, el mochi es un alimento tradicional del año nuevo en Japón y se consume más comúnmente durante esa temporada (fuente Wikipedia).

Con una textura viscosa y elástica pero firme a la vez, este pequeño dulce milenario está cada vez  más de moda.

Llevo viendo y comiendo mochis muchos años, pero no sé por qué tenía en la cabeza que era algo muy complicado de hacer, y nada más lejos de la realidad.

Solo necesitamos un ingrediente algo especial, que es la harina de arroz glutinoso y que podéis encontrar en tiendas de alimentación orientales o aquí, agua, azúcar y el relleno que elijáis.

 

mochis de frambuesa

 

Mochis: la receta infalible

Como en este primer post de mochis (seguro que habrá más) quiero centrarme en la elaboración de la masa de fuera, hoy el relleno que os traigo será muy muy sencillo de hacer. Y más adelante iremos viendo más posibilidades.

Así que si os parece… ¡empezamos!

 

Ingredientes masa para unos 10 mochis según tamaño

  • una tacita de harina de arroz glutinoso (50 gr.)
  • una tacita de agua (100 gr.)
  • una tacita de azúcar blanquilla (100 gr.)

 

En verdad yo no peso los ingredientes, lo que hago es coger una tacita de café que tengo y tan sencillo como poner una taza rasa y sin apretar de cada ingrediente.

Mezclamos todo en un recipiente de cristal (va a ir al microondas) y diluimos bien con ayuda de una espátula hasta que no queden grumitos. Es importante que nos entretengamos un poco procurando que se disuelvan los grumos por completo o no nos quedará una masa fina y perfecta.

Una vez lo tengamos todo bien disuelto ponemos el recipiente en el microondas. Yo programo 1 min. 45 segundos a máxima potencia y me queda la masa perfecta del tirón. Pero las primeras veces es mejor que programes un minuto, saques y remuevas y vayas a partir de ahí programando de 30 en 30 segundos hasta que tengas la masa cuajada por completo. Recuerda remover enérgicamente cada vez que saques/metas la masa del micro. El tiempo que tarde la masa en hacerse dependerá de la potencia de tu microondas.

Cuando esté toda la masa ligada, remuévela muy fuerte con ayuda de una espátula hasta dejarla lisa y homogénea, y vuelca la masa para hacer nuestros mochis sobre la superficie de trabajo espolvoreada generosísimamente con harina de maíz (Maizena). Cubre la masa por encima con más harina de maíz y con los dedos ve estirándola, y después con la ayuda de un rodillo ve aplanándola dándole forma de rectángulo. Déjala de unos 3 mm. de grosor (a mi no me gusta que quede la capa externa demasiado gruesa pero puedes ver mochis con diferentes grosores y supongo que como toso es una cuestión de gustos).

Mete la masa ya estirada unos 10-15 minutos en la nevera.

mochis de frambuesa
Mochis de frambuesa

Relleno y formado de los mochis

Una vez refrigerada, saca la masa y con ayuda de un cortapastas o de un vaso, forma círculos de unos 8-9 cm. de diámetro. Con los recortes podemos volver a amasar y a estirar para formar más círculos y aprovechar al máximo la receta.

Con la ayuda de un pincel de uso alimentario quita el exceso de harina de maíz de ambas caras y dispón una bolita de relleno en el centro. Pliega las esquinas hacia el centro formando un hatillo o bola. Cierra bien y sella la base con un poco más de harina de maíz.

Puedes ponerlas en cápsulas para trufas, así podrás manipularlas y presentarlas mejor.

 

Relleno de almendra y frambuesa

El relleno tradicional del mochi es la pasta de judías rojas, que tienen un ligero sabor dulce. Pero hay tantos rellenos como gustos: helado, queso crema, pastas de fruta… y éste que te traigo yo es facilísimo de hacer y súper versáti porque a partir de la base de almendra, clara y azúcar podemos hacer rellenos para mochis de un montón de sabores.

  • 120 gr. almendra molida
  • 40 gr. clara pasteurizada
  • 40 gr. azúcar glass
  •  ralladura de limón al gusto
  • colorante alimentario en pasta o gel
  • aroma de frambuesa (unas gotitas) o pasta.

 

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una masa compacta y durita, como mazapán, o como si fuera el relleno para los panellets ;;)). Añade el colorante deseado y el aroma o pasta del sabor que prefieras, yo he usado extracto de frambuesa y han quedado riquísimos. Forma bolitas del tamaño de una nuez y ve poniendo las bolitas en medio de los círculos de masa como os he explicado antes.

Deja que reposen un poco, a mi me parece que los mochis quedan más ricos todavía tras un reposo, y a disfrutar de este pastelillo que puede que te sorprenda por su textura al principio, pero que ¡si les das una oportunidad se vuelven adictivos!

 

Trucos y consejos para que salgan perfectos

  1. Si coloreas con un colorante en gel la pasta de arroz conseguirás esos mochis de colores tan bonitos que puedes ver en los escaparates de las pastelerías más de moda. El color suele hacer referencia al relleno que contiene, verde para el mochi de té matcha, rosa para los mochis de fresa o frambuesa como los que yo he hecho, marrón para los de chocolate…
  2. Abusa de la Maizena en el momento de estirar la masa o se te pegará a los dedos o al rodillo cuando la estés estirando.
  3. El modo tradicional de hacerlo es como todo en Japón toda una liturgia laboriosa y de lo más curiosa, puedes ver un vídeo aquí. ¡Vaya paliza le meten a la masa! Pero así de este modo tan sencillo poniendo todos los ingredientes en el microondas y después trabajando en caliente la masa, te quedarán perfectos y a la primera.

¿Te has quedado con ganas de más recetas exóticas? Seguro que las japotortitas y los panecillos bao también te van a encantar.

 

¡Estoy deseando ver vuestros mochis y que me deis vuestra opinión!

Un beso enorme, Belén.